Buscar:
Google
Agregar a Favoritos
Jueves 18 de Octubre de 2018   









El Estado debe definir la política educativa
20/5/2016 Región Metropolitana Norte

 
Estigarribia: La educación, principal herramienta para el desarrollo del pueblo

Maximiliano Estigarribia, director de ETIS, una entidad sin fines de lucro con sedes en San Isidro y otros municipios, representará a 19 países latinoamericanos en la UNESCO (Paris). En esta entrevista habla de la actualidad educativa y sostiene que el Estado no debe relegar en el mercado la generación de políticas educativas.

Cuando salga publicada esta nota, Maximiliano Estigarribia, vecino de Beccar, estará viajando a Paris. Como director de ETIS fue elegido para representar a la CLADE -19 países de Suramérica y el Caribe- en el encuentro anual del Comité Coordinador de Consulta Colectiva a ONgs de UNESCO (CCONGS.UNESCO).

ETIS -Equipo de Trabajo e Investigación Social- es una entidad con sedes en San Isidro y otros municipios, que estudia y fomenta la educación para la transformación social. Una de sus actividades más visible es la tarea que lleva adelante para mantener dentro del sistema educativo a adolescentes de comunidades vulneradas.

Para el experto, el Estado debe garantizar la educación pública, gratuita y de calidad –entendida esta como un cúmulo de capacidades integradas, no solo lectura, escritura y matemática-. Además, advierte que la restricción presupuestaria a las universidades es la punta de lanza a poner en tela de juicio la gratuidad en la enseñanza universitaria.

-Los reclamos universitarios por presupuesto y salario avivaron la discusión por el rol de la educación en el país…
-Hubo un esfuerzo importante en los últimos quince años por revalorizar la educación, tanto desde el punto de vista político, simbólico y presupuestario. Lo simbólico implica revalorizar el rol de la escuela y los docentes frente al conjunto de la sociedad, en términos de reconocer la educación como derecho humano fundamental garantizado por el Estado, con la voluntad de apostar en todas las ramas educativas a una educación pública, gratuita y de calidad. Hay que reconocer que la educación pasó a estar, en la gestión anterior, como un tema fundamental de la política pública. En los últimos años la fuerte inversión en universidades fue clara, tanto como incluir a las universidades en el desarrollo tecnológico, económico y social del país. Hubo hechos concretos que plasmaron esta voluntad de vincular al mundo académico universitario. El apoyo también a la educación desde los primeros años, el preescolar, con la obligatoriedad de las salas de cinco y después de cuatro años, en un contexto donde muchas mamás tienen la posibilidad de capacitarse para acceder al mercado laboral y el cuidado de los hijos es una dificultad.

-Se critica que la secundaria no logra retener a los alumnos y no los prepara para la universidad…
-Quizá ahí esté uno de los grandes desafíos, que es repensar la secundaria y ver cómo transformamos esa escuela de tinte elitista y “meritocrático”, ahora que está de moda la palabra, pensada solo para una porción, y no como un derecho humano para toda la población. La responsabilidad del Estado es que los chicos estén en la escuela. Hemos fracasado como sociedad en retenerlos y darles una educación secundaria de calidad. En la escuela pública sobre todo hay muchas experiencias pedagógicas valiosísimas y muy interesantes, pero sin duda hay que repensar el perfil del alumno, el modelo de educación que queremos para las nuevas generaciones, en un mundo cambiante, que requiere un monton de habilidades vinculadas a la tecnología, a los medios de comunicación, a las relaciones interpersonales y al trabajo en equipo. Con la ley de educación de 2006, que establece la obligatoriedad de la escuela secundaria, un montón de chicos y chicas vuelven, la asignación universal por hijo favoreció la inclusión y el retorno de muchos a la escuela, pero la secundaria siguió puertas adentro formateada para un grupo selecto de la sociedad, un alumno que se atrasa, repite, se lleva materias queda en el camino y se desvincula de la escuela. Garantizar el derecho a la educación es no dejar a nadie atrás, ninguno. Hablamos de acompañar la trayectoria educativa, hay muchos chicos que por diversas circunstancias se retrasan, tienen dificultades, pero como sistema educativo hay que atender esa diversidad y acompañar la inclusión, hay adolescentes que dejan la educación porque son mamás, esto no debería ser un obstáculo desde la perspectiva educacional.

-También surgió el debate sobre para qué educar, y el rol del mercado
-Garantizar la educación implica mayor inversión, estrategias de acompañamiento. En los últimos años se han dado experiencias, pero falta mucho por hacer. El Estado no debería dejarle al mercado ese rol de ordenador y definidor de las políticas educativas. La demanda de mano de obra no puede ser el único criterio para definir el proyecto educativo de un país. Si bien la formación para el trabajo es un eje muy importante, lo que hoy decimos es que la educación debe formar a las nuevas generaciones para la vida, donde el trabajo es un componente. Pero visualizamos cierta tendencia a replantear el valor de la educación solo en términos de satisfacer la demanda de mano de obra del mercado. La educación debe ser integral, formar ciudadanos protagonistas, donde el trabajo sea una de las patas, pero también la participación activa social, política y comunitaria, en democracia, para construir el propio presente y su destino; también debe estar orientada a preparar estudiantes que continúen sus estudios superiores, universitarios; para qué proyecto de país también, si queremos un país más justo, más solidario, más comprometido con los otros, donde el conocimiento pueda generar transformaciones que beneficien la vida de nuestro pueblo.

-Esa visión amerita resignificar el concepto de calidad educativa también…
-Calidad no es solo resultados en lectura, escritura y matemática. Restringir los valores de la educación a los resultados de las pruebas PISA (Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos) es muy limitado. Hay que empezar a proponer y medir cuestiones como el trabajo en equipo, la resolución de problemas en conjunto, la participación comunitaria, el sentido de solidaridad y compañerismo. A veces se nos quiere presentar como un falso dilema: calidad versus cantidad. Tenemos que hacer todos los esfuerzos para que haya una educación de calidad para todos. En el Foro Mundial de Educación de Corea (UNESCO 2015) debatimos mucho esto y se consensuó en que si la educación es un derecho humano fundamental, que posibilita el ejercicio de otros derechos, tenemos que plantearnos metas ambiciosas. Una fue la de sostener la gratuidad desde los primeros años de vida hasta la secundaria, y el grupo de países de América Latina y el Caribe proponía hasta los estudios universitarios. A esto hay mucha resistencia sobre todo por EEUU y Europa.


-Cómo decíamos, la movilización universitaria de docentes, auxiliares y alumnos propició el debate en nuestro país
-En la Argentina estamos preocupados, porque aunque esto viene de hace muchos años y nadie lo puede cuestionar, pero puede haber signos de amenaza a este consenso social de universidad pública y gratuita. Notas en la prensa, opiniones sobre “la viabilidad”, “no se reciben tantos como ingresan”, Tengamos cuidado de que no sean caldo de cultivo para argumentar en contra de la universidad pública. Vemos la restricción presupuestaria, de la que se ha informado en algunos medios de comunicación, como una amenaza a esta concepción de la educación universitaria gratuita, algo que no se puede poner en tela de juicio. Nosotros desde la CLADE sostenemos la necesidad del aporte público, porque esto fortalece el derecho a la educación, y al sostenimiento público de la educación y la producción del conocimiento. La intromisión de las empresas en ámbitos de investigación públicos, a través de alianzas, tiñe de lógicas mercantilizadas la investigación y el conocimiento. Es una necesidad que exista la universidad pública, autónoma, sostenida con recursos públicos, y desvinculada de las tensiones del mercado. Los sistemas educativos públicos deberían poder acompañar, a lo largo de toda la vida, la formación de las personas. En el mundo actual si no estás permanentemente formándote, informándote y actualizándote tu participación en la vida social se reduce. Como política pública se debe garantizar la formación permanente. La educación es la principal herramienta para el desarrollo del pueblo.

Gustavo Camps


Link Permanente:  http://www.prensalibre.com.ar/index.php?id=10440
   
  
 
Agregar Comentario:
Nombre:
Email: (opcional)
Comentario:
Cdigo de Seguridad:
Cdigo de Seguridad
 
3° Edad | Acción Social | Ambiente | Arte  | Asociaciones | Barriales | Breves  | Cultura | Delta  | Deportes | Derechos humanos  | Discapacitados 
ediciones anteriores  | Educación | Empresas | Encuestas | Entrevistas  | Festejos  | Historia  | Homenajes  | Industria  | La costa | La Semana | Mujeres | Municipales | Música | Notas Breves  | Obras Públicas | Pcia. de Bs. As.  | Política | Pymes | Salud | Seguridad | Sociedad | Solidarios | Transito | Verano  
Gral. San Martín | Nacional | Provincial | Región Metropolitana Norte | San Fernando | San Isidro | Tigre | Vicente López