Buscar:
Google
Agregar a Favoritos
Domingo 17 de Diciembre de 2017   












Miño: “Las ONG´s son el resultado de la ausencia del Estado”
24/8/2017 San Isidro - Entrevistas

 
“Es una vergüenza para San Isidro que exista La Cava”

Fernanda Miño tiene 43 años, nueve hermanos (ella es la del medio), marido y cuatro hijos. Es militante social en la organización juvenil, Embarriarte, de La Cava, el barrio donde nació y vive. Trabajó en una biblioteca barrial y en APAC, una entidad dedicada al hábitat digno. Encabezó la lista de Unidad Ciudadana y fue la más votada de su espacio en las EPAOS, con más del 80% de los votos. En esta entrevista pasa revista por la situación de los barrios en el distrito, habla de su pasión por la política y su militancia católica y peronista.

Es catequista y en política se define peronista-kirchnerista. Sigue los lineamientos de la Doctrina Social de la Iglesia. Fernanda Miño nació y vive en La Cava, tiene 43 años, se casó con Juan Carlos a los 21, con quien tienen cuatro hijos.

Fue la candidata más votada de las dos que Unidad Ciudadana presentó en el distrito, con más del 80% de los votos a ese espacio kirchnerista. En esta entrevista despliega su visión sobre la política, los barrios humildes y el trabajo social.

-¿Cómo llegas a encabezar la lista de Unidad Ciudadana?
-La propuesta de encabezar la lista me la hizo directamente (la diputada) Teresa García (presidenta del Justicialismo en el distrito). Soy una apasionada de la política pero tenía total desconocimiento de cómo se arma la lista. Vengo de una familia muy peronista, allá en el Chaco, un lugar muy humilde. Tengo esa raíz peronista, no de unidad básica, sino del que se pone al lado y ayuda. Es la que recibieron ellos y yo me fui criando con esa perspectiva. Empecé a trabajar primero desde la parroquia, muy jovencita, además trabajaba de mucama, desde los 13 hasta que nos conocimos con mi marido, a los 18. Nos casamos cuando yo tenía 21 y a los 29 tuvimos la primera hija. En el medio estudié, trabajo social. Me llevó siete años. Esa necesidad de trabajar para el otro y con el otro me fue llevando primero por esa militancia más pastoral, de Iglesia. También estuvimos en la biblioteca de Cava Chica.

-¿Cómo nace Embarriarte?
-Ya con los chicos, sentimos que el barrio nos pedía otro tipo de presencia. Uno es espejo de sus hijos, debe tener más cuidado de lo que uno hace y dice. Dejamos la biblioteca. Yo quería un lugar de puertas abiertas para el barrio, transformador. Nos propusimos sacar a los chicos de los pasillos, probamos con el arte, la pintura. Lo hicimos en casa. El espacio fue Embarriarte y crecía no solamente con los chicos sino con las necesidades; tenían hambre y dábamos una merienda. Y después el tema barrial, los derechos la vulneración de la dignidad, el derecho a la tierra. Y es muy difícil porque la gente no está formada en el reclamo, piensa que todo es una dádiva del gobernante. Es muy difícil, pero no imposible, el tema organizativo con los vecinos. Fue una militancia social ligada con lo parroquial porque nunca dejamos de pertenecer a la parroquia. Lo que al principio eran 10 chicos, después nos quedó chico el espacio, pusimos unas chapas, trabajamos con la prevención. Mi marido empezó a trabajar en el Servicio Penitenciario y el espacio tuvo otro sentido: un día me dijo mi marido ´prefiero tener este espacio, abrirlo para que los chicos entren y no abrir la puerta de la cárcel y encontrarme con uno de ellos´.



-¿Fue fácil pasar de lo social a lo político?
-Cuando uno asume que esto tiene que ser la voz de muchos, porque sino no salimos adelante, pasar de un acto individual a uno colectivo, también asume una responsabilidad, y creo que ahí uno va intentando meterse en política, entendida como acto transformador de la sociedad. Cuando se inauguró la sede del PJ unos amigos me dijeron “vamos” y creo que esa invitación cayó en el momento justo. Fui con mucho resquemor. Sí tenía como referente al gobierno nacional (Cristina Kirchner, entonces), y todo el reconocimiento de lo que se hizo a nivel político y social, el acercamiento de los jóvenes a la militancia. El que es peronista y no es kirchnerista, no entendió nada, a mi entender. Pero cuando llego al territorio me quedo sin fundamento. Y las organizaciones que estaban en el territorio (hace un silencio prolongado…) este silencio era el de ellas. Hoy aprendí a conocerlas, me toca trabajar con muchas de ellas, pero en ese momento a las que les tocaba trabajar en mi barrio no estaban. Yo confío en la política. Por más que un vecino no sea de tu tinte político, lo tenés que incluir igual. Tampoco me importa si crees en Dios, porque Dios nos ama por nuestra condición humana. La Doctrina Social de la Iglesia, que es donde yo baso mi militancia política, es esto.

-¿Tuviste que dar cuenta en la Iglesia, por tu compromiso político?
-Lo de la política, asumida como cara visible, fue este año. Fui a hablar con el Obispo, porque me habían pasado un montón de cosas y tenía que hablar con él. Y me dijo: ´Nada de lo que haces dejá de hacerlo´. A partir de eso empecé a ir un poco más al partido, a conocer un poco más. Cuando hablamos de política, disociar lo social me parece que es un pecado, y lo contrario igual. Una puede no tener compromiso en lo político partidario pero sí debe tenerlo con lo público. Cuando reclamas, es el resultado de algo. Las ONG´s son el resultado de la ausencia del Estado. Porque los barrios se invisibilizan, en lugar de poner ese esfuerzo en sacarlos adelante, reconocerles sus derechos y ayudarlos. En San Isidro no hay esto último. Con conocimiento de causa lo puedo decir: lo que pasa con La Cava pasa en otros barrios.

-¿Qué puede aportarle el Concejo al barrio?
-Hay que darle un impulso al tema de los barrios. La Cava es uno de los barrios más grandes del Conurbano. Existe cierta “chapa” de trabajar en el barrio. Es una vergüenza para San Isidro que exista La Cava. Siempre fue “imposible urbanizar porque es un pozo” decían; el municipio no está dispuesto a poner porque dice que no es su obligación. No hay obra pública en el barrio, los pasillos los hacen los vecinos; los arboles es llamar y llamar y llamar para que “no” te los vengan a sacar. Hay una ordenanza que no es legal que prohíbe traer materiales para mejorar tu casa. En la parte baja la humedad se mete por las paredes. Todo el tema de violencia obviamente, donde hay una historia muy difícil de complicidad de la policía, sabemos que hay una historia de complicidad de alguien más allá. Esto es algo para trabajar. Con el tema de organizaciones sociales no armar nada nuevo, si acompañar el trabajo de las organizaciones, incluso el tema de género, cuando hablamos de género, hablamos de todo el género, me refiero a las chicas trans.

-¿Es posible la unidad del espacio Unidad Ciudadana en el distrito?
-Con Gelay (el precandidato que encabezó la otra lista) coincidíamos en varias cosas, salvo en que él quería ser primero en la lista. A mi no me sumaba con mi trabajo social el lugar en la lista. Yo iba a militar igual. Conozco a Gelay hace mucho tiempo, colaboró con un proyecto para el barrio desde el Concejo Deliberante, lo cual se lo valoro siempre. Le pedí personalmente que colabore con estas remeras (Miño señala la remera de La Cava en Red, que lleva puesta) y lo hizo. Cuando vuelva a cruzarlo se lo voy a decir.

Gustavo Camps


Link Permanente:  http://www.prensalibre.com.ar/index.php?id=12742
   
  
 
Agregar Comentario:
Nombre:
Email: (opcional)
Comentario:
Cdigo de Seguridad:
Cdigo de Seguridad
 
3° Edad | Acción Social | Ambiente | Arte  | Asociaciones | Barriales | Breves  | Cultura | Delta  | Deportes | Derechos humanos  | Discapacitados 
ediciones anteriores  | Educación | Empresas | Encuestas | Entrevistas  | Festejos  | Historia  | Homenajes  | Industria  | La costa | La Semana | Mujeres | Municipales | Música | Notas Breves  | Obras Públicas | Pcia. de Bs. As.  | Política | Pymes | Salud | Seguridad | Sociedad | Solidarios | Transito | Verano  
Gral. San Martín | Nacional | Provincial | Región Metropolitana Norte | San Fernando | San Isidro | Tigre | Vicente López