Buscar:
Google
Agregar a Favoritos
Jueves 23 de Noviembre de 2017   












Vecinos que multiplican el pan
12/10/2017 Gral. San Martín - Solidarios

 
Comedores comunitarios: solidaridad en tiempos de crisis

La Fundación Corazones Abiertos, en Villa Hidalgo, y el merendero, Los Bajitos, en barrio Loma Hermosa, son dos ejemplos de ayuda comunitaria. El primero, con su trayectoria de más de 15 años, y la mano firme de su fundadora y alma mater, Amalia Bazán, entrega 4.000 raciones diarias de alimentos a vecinos necesitados de la región y a otras ONG que no llegan a cubrir las necesidades de su barrio. La segunda, coordinada por el joven, David Urquiza, recién se inicia y asiste a 90 chicos con meriendas diarias, y dos veces a la semana, almuerzo.

“No donen. Primero vengan a conocer. No quiero sobras. Tengo un comedor no un criadero de chanchos”. Con la frontalidad que surge de este manifiesto, Amalia Bazán dirige Corazones Abiertos, una fundación que entrega 4.000 raciones diarias para comida (dobles que alcanzan para almuerzo y cena) y merienda.

Corazones Abiertos está en el barrio Villa Hidalgo -Matheu 1232 (entre Lamas y Sarratea)- de José León Suarez. Allí la cocina dispone de hornos industriales, hay cámara frigorífica y depósito de mercaderías. Junto con Amalia hay siete personas que trabajan en la cocina y en las tareas conexas. Las viandas se entregan diariamente.

La entidad, además tiene sedes en Misiones (San José Apóstol), en Santiago del Estero (Clodomira), y una reciente en La Cava, en San Isidro. Pero, a la vez, también ayuda, con mercaderías, a ONG´s colegas. El “Andá a ver a Amalia” se suele escuchar hasta en despachos de más de una comuna, cuando la escasez apremia.

Amalia es psicóloga, vecina de San Isidro, y explica que la ayuda para quienes “vivir es casi un accidente” debe hacerse desde el corazón: “Acá no se juzga. Primero ayudamos y después vemos que pasa”. Pero destaca que esperan la misma actitud activa de los que llegan: “No se puede decir: no sé, no tengo, no puedo”.

Otro punto importante para Amalia es el respeto a la dignidad de la persona. “Lo peor que hay es que usen a la gente. Ya bastante poco tienen” dice y aborrece de quien intente algún beneficio o reconocimiento a cambio de ayuda. “Acá nadie se viene a sacarse fotos” grafica para mostrar que la vara no admite excepciones.

En colaboración con la Fundación Voluntariado de Derecho, la entidad también recibe a personas que estuvieron en conflicto con la ley, para que presten servicios en la cocina y en el resto de los menesteres del comedor. “No es cuestión de plata, son sentimientos” explica Amalia y sostiene: “No tendríamos que tener más cárceles que escuelas”.

Hace alrededor de doce años Corazones Abiertos recibió de la Universidad de Harvard los recursos para poder comprar el horno rotativo. Aproximadamente en 2007 recibieron una comunicación del Banco de Alimentos, donde les informaban que una donación anónima y “del extranjero” les adjudicaba 18.500 kilos de mercadería.

Amalia recurre al archivo y acerca cartas del exterior y reconocimientos. Entre quienes reconocen a la entidad comunitaria están nada menos que la reina Sofía, de España, y la Secretaría de Estado de la Santa Sede del Vaticano, por citar. El trabajo duro da sus frutos. Esto es algo que la entidad también tiene para mostrar.

Los Bajitos

David Urquiza y Lucia Mendoza son una pareja joven del barrio Loma Hermosa, cercano a Costa Esperanza, también en JL Suárez, que hace seis meses puso en funcionamiento un merendero en Los Jazmines 5681 (entre Mendoza y San Felipe) con el apoyo incondicional del vecino Andrés Pavón. Lo bautizaron Los Bajitos

Es que la mayoría de los que concurren son niños y jovencitos del barrio. Actualmente tiene una lista de 90 niños. De lunes a viernes funciona como merendero, mientras que los martes y jueves también se sirve la comida. Igual que Corazones Abiertos, reciben a los necesitados sin preguntar, pero la diferencia indiscutible es la falta de recursos.

Actualmente cocinan a leña, la panadería del barrio los apoya bastante con el pan, pero todavía no pueden guardar muchos alimentos por falta de una heladera con capacidad. Todos los detalles los relata Urquiza, un rato antes de salir a su trabajo, porque hay que explicitarlo: él, su mujer Lucía y Pavón, además, viven de su trabajo.

Entre las estrategias para solventar el comedor, David muestra una carta que presentan a posibles benefactores, donde relatan lo que hacen y las necesidades. “Estaremos esperando una pronta y positiva respuesta” exhortan al final, antes del saludos de rigor, y dan sus teléfonos: 1151486700 (Lucía) y 1160027922 (David).

GC


Link Permanente:  http://www.prensalibre.com.ar/index.php?id=12988
   
  
 
Agregar Comentario:
Nombre:
Email: (opcional)
Comentario:
Cdigo de Seguridad:
Cdigo de Seguridad
 
3° Edad | Acción Social | Ambiente | Arte  | Asociaciones | Barriales | Breves  | Cultura | Delta  | Deportes | Derechos humanos  | Discapacitados 
ediciones anteriores  | Educación | Empresas | Encuestas | Entrevistas  | Festejos  | Historia  | Homenajes  | Industria  | La costa | La Semana | Mujeres | Municipales | Música | Notas Breves  | Obras Públicas | Pcia. de Bs. As.  | Política | Pymes | Salud | Seguridad | Sociedad | Solidarios | Transito | Verano  
Gral. San Martín | Nacional | Provincial | Región Metropolitana Norte | San Fernando | San Isidro | Tigre | Vicente López