Buscar:
Google
Agregar a Favoritos
Lunes 24 de Septiembre de 2018   









DATOS LABORALES DE LA ARGENTINA AL PRIMER TRIMESTRE 2018
27/6/2018 Nacional

EL MERCADO LABORAL AL PRIMER TRIMESTRE 2018

1. Breve descripción trimestral

Las tasas del mercado laboral correspondientes al primer trimestre 2018 implican, respecto del último trimestre del año anterior, un menor nivel de empleo y una mayor desocupación. La caída de la tasa de empleo (del 43% al 42,4%), si bien no resulta significativo en términos estadísticos, promovió el aumento de carácter significativo de la tasa de desocupación alcanzando uno de los picos máximos de la serie, el 9,1%. Si bien la existencia del efecto estacional propia de los primeros meses del año pueden haber afectado la dinámica laboral trimestral, no resulta posible -con los elementos disponibles- establecer cuánto de la misma obedece a ello o bien, estaría también acentuado por la persistencia de una coyuntura laboral desfavorable.
No obstante el impacto estacional, el aumento trimestral de la “desocupación encubierta” que comprende al conjunto de ocupados demandantes de otro empleo, del 14,7% al 15,3%, permite vislumbrar las limitaciones que plantea un mercado de trabajo que genera empleo incapaz de colmar las expectativas de la población activa. De esta manera, la presión de la fuerza laboral sobre las oportunidades existentes se vio incrementada sustancialmente al pasar del 22% al 24,4% con los consecuentes impactos nocivos en materia de ingresos y condiciones de trabajo.
En pocos términos, durante el transcurso de los primeros meses del año el escenario derivó en un mercado laboral con un nivel de empleo menor, una mayor desocupación y una extensión del desempleo encubierto que devela el carácter insuficiente de las oportunidades de inserción.

2. Breve descripción interanual
La lectura interanual respecto al primer trimestre 2017 revela, sin embargo, una recuperación del nivel del empleo del 3,8% (la tasa pasó del 41,3% al 42,4%) conforme a la generación de 640 mil nuevas ocupaciones. No obstante el incremento del empleo, el descenso de la tasa de desocupación no fue estadísticamente significativo y paso del 9,2% al 9,1%. Esta escasa incidencia, en términos de tasa se traduce en números poblacionales en un incremento de la población desocupada en 52.049 personas.
La creciente esterilidad, que se viene observando desde mitad del año 2017 del proceso de generación de empleo, con respecto a la resolución de la desocupación responde a la existencia de un nivel alto y creciente en la actividad de la población en el mercado laboral. Lo anterior, sin lugar a dudas, como resultado de la presión que ejerce un contexto de ajuste sobre las condiciones de vida de la población, vía el encarecimiento del costo de vida y retraso salarial, disponen a los miembros de los hogares a desplegar al máximo las actividades de búsqueda.
Por otro lado, al igual que se verifica en el trimestre, la demanda de empleo al interior de los ocupado en el año, también presenta un incremento (del 12,7% de la tasa) develando nuevamente la baja calidad en términos de ingresos o condiciones de trabajo de las nuevas ocupaciones recientemente generadas.

3. Repaso del período 2016-2018
Conviene recordar que el resultado descrito para la dinámica interanual -de aumento del empleo- está fuertemente determinado por lo ocurrido durante la última mitad del año 2017, período de tan sólo dos trimestres en el cual se concentró el aumento del empleo de la serie que hasta el momento publica el INDEC. Concretamente, durante el cuarto trimestre 2017 se alcanzó el pico máximo del 43%. Sin embargo, la caída de los primeros meses del corriente año repliega este nivel récord al tercer trimestre 2017.
Como se señaló oportunamente, el período de mayor generación de ocupaciones que se concentró en los dos últimos trimestres del año 2017. Particularmente durante el tercer trimestre se agregaron 440.770 ocupaciones más y en el cuarto se incorporan 293 mil más. En este marco, la desocupación descendió pero a un ritmo menor. Mientras el acumulado semestral de crecimiento del empleo fue de 734 mil ocupaciones más, el descenso de la población desocupadas fue de 240 mil personas, es decir, sólo el 32,7% de la generación de la recuperación del empleo impacto en la desocupación.

Esta mayor presión sobre un mercado laboral que dispone de un excedente de fuerza laboral desempleada redundó en que, a pesar de la generación de 666.522 ocupaciones más en todo el año 2017, la reducción de la población desocupada fue de apenas 14.799. La brecha que distancia la dinámica entre ambos indicadores implica que la caída de en la cantidad de desocupados representa una tercera parte de lo verificado para el crecimiento del empleo (-1,1% vs 3,9%) escenario que, como se mencionó más arriba, obedece a una mayor participación de la población en el mercado laboral conforme al despliegue de estrategias de búsqueda de ingresos por parte de los miembros de los hogares para sostener sus condiciones de vida.

Lo anterior implica una reversión del comportamiento observado durante la mayor parte del año 2016 en que se verificaba, por el contrario un refugio en la inactividad, producto del efecto desaliento en el marco de un estancamiento de oportunidades laborales. Esta situación operaba de fondo y permitía contener la tasa de desocupación en un contexto de retracción del empleo formal.

Al evaluar la dinámica interanual al primer trimestre del 2018, se observa que si bien se sostiene un proceso de aumento en el nivel de empleo, éste se desacelera respecto al verificado hasta fin del año pasado (640 mil vs 666,5 mil) mientras la desocupación aumenta en términos poblacionales a pesar de la reducción de la tasa (52.049 desocupados más. Por lo tanto, se refuerza la conclusión anterior sobre el carácter insuficiente del ciclo vigente de generación de empleo, que no sólo muestra signos tempranos de agotamiento, sino que también en el marco de las crecientes necesidades de inserción laboral de la población, no logra dar respuestas satisfactorias.

Para ponerlo en términos sencillos, la dinámica del empleo hasta el momento ha tenido un deficiente desempeño: mientras se mantuvo estancado durante el período anual comprendido entre los II trimestre 2016-2017, la recuperación de la segunda mitad del año 2017 parece no tener suficiente efecto sobre la desocupación y serias dificultades para sostenerse en el año 2018.

4. La composición del empleo
Lo interesante de destacar es que durante el período de mayor crecimiento del empleo tuvo lugar un cambio de composición signado por la mayor presencia de las estrategias de autoempleo de la población (cuentapropismo) y una extensión de las relaciones salariales informales, en un contexto de escasas oportunidades de empleo de carácter formal. De las 666,5 mil ocupaciones generadas durante el año 2017 (4to trimestre 2017 vs. 4to trimestre 2016) 280 mil fueron cuentapropistas (el 41,2%) y 224,4 mil fueron contrataciones asalariadas informales (el 33,6%).


¿Qué tuvo de distinto el último trimestre del año 2017? Se observa, a diferencia de lo ocurrido hasta el momento, una recuperación del segmento de los asalariados registrados pertenecientes al sector público. La presencia de puestos de trabajo asalariados formales pasaron a representar el 70,4% (206 mil de los 293 mil) de las ocupaciones nuevas. De todos modos, el fenómeno de la informalidad en las nuevas relaciones asalariadas no cesó y continuó en aumento aunque a un ritmo menor pero todavía con una injerencia importante al verificarse que uno de cada cuatro nuevas ocupaciones fueron asalariadas no registradas. Una característica de esta extensión de las relaciones salariales formalizadas en el trimestre consiste en una importante cantidad de incorporaciones en la planta del sector público en tanto el sector privado continúa en un estancamiento general.

La evolución interanual al 4to trimestre 2017 mantiene la tendencia anteriormente explicada de extensión de las modalidades de autoempleo de la fuerza laboral (el 41,9% del empleo generado) y mayor avance en la informalización de las relaciones salariales (33,6%). La diferencia respecto a las conclusiones de los períodos interanuales anteriores se ubica en que la retracción que se observaba en el segmento de los asalariados registrados, conforme a lo verificado en el último trimestre, se presenta ahora no como caída sino como un estancamiento (o marginal incremento que lo lleva a representar el 27% de las nuevas ocupaciones).

En síntesis, durante el año 2017, aproximadamente 8 de cada 10 ocupaciones nuevas fueron modalidades de autoempleo o bien, trabajo asalariado no registrado mientras el resto tuvo lugar a partir del rol de empleador del Estado.

¿Cuáles fueron las categorías ocupacionales más perjudicadas por la caída del empleo durante el 2018?
La particularidad de los primeros tres meses del año 2018 es la de disponer de un comportamiento inverso al verificado hasta entonces. Esto significa que mientras el período de recuperación del empleo estaba asociado con la extensión del autoempleo y la informalidad laboral y particularmente en el último trimestre una extensión de los empleados públicos, durante este período presente de caída del empleo en el 2018, la retracción se explica por el retroceso de aquellas categorías.

Conforme al resultado que transitoriamente refleja el primer trimestre del corriente año, la composición del cuadro laboral se vuelve menos precaria que lo verificado hasta el año 2017. Así, durante el empleo generado durante el último año (1er trimestre 2018 vs. 1er trimestre 2017) se observa prácticamente una equiparación entre la proporción asimilable con categorías precarias con las formales. Lo destacable resulta ser que tal descenso de la incidencia de la precariedad en la fuerza laboral, no está vinculada con un fenómeno de formalización de los puestos de trabajo sino por el contrario, tiene lugar conforme a un escenario de retroceso del empleo que encuentra en las modalidades precarias su variable de ajuste.


Link Permanente:  http://www.prensalibre.com.ar/index.php?id=14024
   
  
 
Agregar Comentario:
Nombre:
Email: (opcional)
Comentario:
Cdigo de Seguridad:
Cdigo de Seguridad