Buscar:
Google
Agregar a Favoritos
Domingo 21 de Abril de 2024   











¿Privilegios para pocos, perjuicios para muchos?
30/12/2014 San Isidro
La ASAMBLEA BOSQUE ALEGRE nuclea a un grupo de vecinas y vecinos de San Isidro que sumaron sus esfuerzos para resistir la cesión de uso que la Municipalidad de San Isidro había otorgado al Club Atlético San Isidro (CASI) violando la ley, lo que le valió soportar una represión policial de proporciones en abril de 2012.

La Carta destaca que el 18 de setiembre pasado, el Colegio de Magistrados y Funcionarios celebró el día del Magistrado y de la Función Judicial con un almuerzo en el CASI durante el cual se recolectarían alimentos no perecederos para el comedor de un barrio popular.

Esta circunstancia motivó a la Asamblea a efectuar una reflexión pública donde sostiene que el conflicto por el bosque se inició con la tala que dañó su ecosistema, pero que, además, actualizó tensiones latentes sobre las formas de uso y de apropiación de los espacios públicos en San Isidro e hizo patente su vinculación con una dinámica de poder por la cual ciertos grupos sociales, nucleados en clubes y colegios privados, se aseguran privilegios inequitativos mediante cesiones de uso de espacios públicos que aplican luego al deporte y la vida social incrementando su calidad de vida a expensas del resto de la comunidad. Sostiene que en esos círculos sociales es donde se toman tales decisiones y no en el ámbito de las instituciones democráticas de San Isidro y señala como ejemplo que el convenio que cedió el Bosque Alegre al CASI no se firmó en un edificio público, sino en el propio CASI hacia el cual el Intendente se desplazó para el acto.

Señala como beneficiarios de ese trato privilegiado en la ribera, además del CASI, a los clubes náuticos, al Club Hípico del Norte, al Colegio San Juan el Precursor y a la Fundación Lory Barra, que restaura automóviles de colección a las puertas mismas del barrio ribereño del Bajo, donde muchas familias viven con importantes carencias materiales. Destaca el brutal tabicamiento social que se refleja también en la política y en las prácticas culturales que el Municipio y estos grupos privilegiados ostentan, agravando una segregación social que permite avizorar como su objetivo final a la expulsión de estos pobladores y no su integración, de manera similar a lo que ocurre en estos días con el Barrio Uspallata.

En un contexto semejante, la carta destaca que es esencial no perder de vista que el Poder Judicial es depositario de las expectativas de quienes viven sin los derechos que garantiza la Constitución y más aún si se repara en que el Colegio de Magistrados y Funcionarios tiene como primer objetivo de su Estatuto a la plena realización de los derechos humanos. La carta abierta recuerda que la afirmación de los derechos humanos requiere confrontar con estructuras de poder que defienden sus privilegios impidiendo la realización práctica de los derechos de todas/os, lo que entraña implicancias graves y demanda un gran ejercicio de responsabilidad.

Señala que San Isidro es un distrito de profunda inequidad social y que el Poder Judicial es indispensable para producir la transformación que nos acerque a lo que exige la Constitución y que no es yendo a comer al CASI como van a mostrar fidelidad a ese primer objetivo estatutario ni mucho menos sumándose a esa forma degradada de la solidaridad que es la beneficencia que se practica en un contexto de privación de derechos esenciales.

La carta (en la sección cartas de lectores: http://www.prensalibre.com.ar/index.php?id=7845) será enviada a instituciones cívicas, políticas y culturales del distrito y el país como Justicia Legítima, la Federación de Clubes Náuticos, el Obispado y la Pastoral Social de San Isidro, el Colegio de Abogados de San Isidro, las señoras y señores concejales del Municipio, el Serpaj de Adolfo Pérez Esquivel, etc.


Link Permanente:  http://www.prensalibre.com.ar/index.php?id=7844
   
  
 
Agregar Comentario:
Nombre:
Email: (opcional)
Comentario:
Cdigo de Seguridad:
Cdigo de Seguridad